Confluenţe Literare: FrontPage
CONFLUENŢE LITERARE

CONFLUENŢE LITERARE
ISSN 2359-7593
ISSN-L 2359-7593
BUCUREŞTI, ROMÂNIA


AFIŞARE MOBIL

CATALOG DE AUTORI

CĂUTARE ARTICOLE

Cautare Articole


ARHIVĂ EDIŢII

RECOMANDĂ PAGINA

REDACŢIA

CLASAMENT
DE PROZĂ

CLASAMENT
SĂPTĂMÂNAL
DE PROZĂ


Home > Poeme > Antologie > Mobil |   


Autor: Héctor Martinez Sanz         Publicat în: Ediţia nr. 2034 din 26 iulie 2016        Toate Articolele Autorului

Héctor MARTINEZ SANZ - ELOGIO DE LA POESIA GRÁFICA

 
 
 
 
Distribuie!
 
Distribuie!       Aboneaza-te!
Un año hace que poetas, por un lado, y artista plástico, por otro, se sumaron en un heterogéneo polinomio cuyo resultado se obtuvo este 2016 con el volumen Poesía Gráfica (Rotipo, 2016).  
 
Si uso la palabra polinomio es porque etimológicamente se ajusta a la perfección para definir lo que el libro en cuestión representa: πολύς- (varios) Nomen / νόμος- (nombres, términos / parte, porción, región, ley). La segunda raíz depende de si se toma este lexema como latino o griego, aunque para este libro resulta indistinto: son varios nombres de varias partes, cada uno con su ley o regla.  
 
El polinomio comenzó con dos sumandos, Tudor Serbanescu (Rumanía), quien puso el trazo pictórico, y Diego Vadillo (España), que puso las primeras letras, a las que se sumaron las de Blanca del Valle (España), Elisei Virgil (Rumanía), Dusika Nikolic (Serbia), Luis Arias Manzo (Chile), Tales Jaloretto (Brasil), Alba Azucena Torres (Nicaragua), Maggy Gómez (Colombia), Beatriz Rastaldo (Argentina), George Roca (Australia), Alexander Anchía Vindas (Costa Rica), Rita Valencia (Chile), Álvaro Torres (Perú), Ana Jiménez (España) y Domnița Neaga (Rumanía). Dieciséis nombres de once países distintos y diferentes generaciones son las variables y constantes del polinomio en grado sumo.  
 
Todos se fueron congregando en torno al Proyecto Internacional de Poesía Gráfica que los dos primeros concibieron en Madrid en julio de 2015, y que en esencia constituye la creación de un espacio común para que el verso y la ilustración juntos conformen espacios holísticos de significado. No ha de confundirse, pues, con la llamada poesía visual o caligramática, es decir, hacer trazos bellos (καλι) con la escritura (γραμμα). No, aquí se trata de Poesía (ποιέω) Gráfica (γραφή / γραφικός). Tengamos en cuenta que, por un lado, ποιέω es crear, y por otro lado, γραφή es escritura mientras que γραφικός es la descripción mediante figuras. Por tanto, en el título tenemos un doble crear: con el verso escrito y con el trazo dibujado.  
 
Para entender mejor esto último, recurro a uno de los versos de Alexander Anchía Vindas, que dice: «Escasean los poetas / que edifiquen puentes / entre las nubes». Me resulta un verso programático, una declaración en toda regla de lo que se pretende con el Proyecto y con la antología misma. Así me lo parece tanto por la idea de que el poeta establece puentes como por la visualidad que el verso mismo traslada. Si entendemos en Anchía Vindas la palabra poeta como el creador (ποιητής) el significado que el verso en cuestión nos traslada es la comunicación de espacios, ya sean geográficos o artísticos, culturas y generaciones por medio de la actividad poética o creadora. Y este es el origen mismo del libro, su fundamento, y el cimiento sobre el que se levanta. Al menos eso intuyo cuando leo a otra de las voces participantes, Domnița Neaga, quien describía su primer contacto con el Proyecto en noviembre de 2015 del siguiente modo: «A poco que tengamos algo de sensibilidad, parte de nuestra alma transitará, sin saberlo quizá, por las manifestaciones del espíritu del creador, y se sentirá bien… viajará, así, por su mundo, verá las cosas que vio, y oirá lo que no habría imaginado, y de este modo podremos convertirnos en seres creativos que deseamos compartir nuestros pensamientos con los demás…»; o más aun, la declaración del impulsor plástico, Tudor Serbanescu, para quien «al combinar las dos artes, la literatura y las artes plásticas, el acto creativo adquiere hondura así como una singularidad capaz de penetrar fácilmente en el alma de los amantes de la belleza; incluso aunque no sepan el idioma, pues los dibujos mantienen el poso de lirismo… se complementan entre sí (…) Son como espejos paralelos que se iluminan y se refuerzan mutuamente».  
Once países, es decir, once geografías y culturas dispares, representadas por dieciséis sensibilidades heteróclitas. Un mosaico poético en el que conozco personalmente a la mayor parte de los implicados. Y es posible que esto incline subjetivamente la balanza de mi juicio por el peso de la estima con que escribo. Pero, en mi descargo, diré: sé bien que sobre la creación no existe posibilidad para la objetividad del gusto. No existe desde el punto de vista de quien crea, papel que cada uno de ellos ha ejercido, ni tampoco existe desde la perspectiva de quien lo juzga, papel que me ha correspondido a mí.  
 
Estamos ante un evidente hecho polílogo, en los términos de Fanz Martin Wimmer, padre de la filosofía intercultural. No es un canto polífónico a secas, porque no sólo se trata de φονος (sonido o voz), sino de λογος (palabra, ejercicio racional del habla), como diferenció Aristóteles. Tal y como Wimmer defendía, en el volumen se dan las dos precondiciones necesarias para el polílogo o el intercambio de varios mediante la palabra, pues efectivamente hay un interés recíproco entre los participantes y hay una cesión de la palabra entre los mismos —al fin y al cabo, el Proyecto Internacional de Poesía Gráfica incluye la Exposición y el recital directo de los versos en cada país de cada participante—.  
 
La palabra, sí. Vuelvo a recurrir a Anchía Vindas y a otro de sus poemas: «El libro sigue buscándose, / quedan solo palabras / que no se amarran / a una telaraña»; o puedo recurrir a Beatriz Rastaldo que nos habla de «retazos de palabras / apergaminando poemas nuevos» y del «olor a palabras / aroma de vida»; pienso al decir esto en Torres Calderón, quien con claridad declara «yo vengo a ofrecerte / mi palabra» y en Rita Valencia, que no se arrepiente «por el enunciado de mis labios, cuando era necesaria la palabra» y que sabe que hay «miradas silenciosas / que se cruzan en el laberinto de las mentes / pobladas de palabras»; salto a George Roca, donde la palabra es en Australia la nostalgia de la tierra y la vida dejadas atrás: «Escucho crecer las hojas… / y una palabra rumana», que bien podría ser el nombre propio Ardeal o Transilvania; y para Ana Jiménez en el sentimiento «las palabras son alaridos» y que para declararse y decir te amo en Tales Jaloretto «resuena palabra:/ juntada, rimada, mojada, mimada.».  
 
En esta poesía inter mundos, la lengua elegida para la expresión es el español, ya como lengua original en los poetas para quienes es lengua materna, ya en traducción para aquellos que no. Pero en todos ellos, el idioma vibra con toda la potencia y solidez, la palabra abre el amplio abanico de sus significaciones.  
 
Son las palabras más que el libro mismo como objeto en el que se hayan escritas y hay en este volumen un continuo intento de trascender los soportes y los géneros artísticos. Incluso supone una vuelta de tuerca al establecer otro diálogo, el que Serbanescu apuntaba entre palabra e imagen, donde ambas se ceden el paso. Ut pictura poesis (Como la pintura es la poesía) sugería en latín Horacio. Y es verdad, el latinajo parece sernos susurrado al pasar cada página del volumen, bajo la idea sinestésica que Da Vinci rescató del olvidado Simónides de Ceos: «La pintura es una poesía que se ve sin oírla; y la poesía es una pintura que se oye y no se ve; son, pues, estas dos poesías o, si lo prefieres, dos pinturas, que utilizan dos sentidos diferentes para llegar a nuestra inteligencia».  
 
Así, los versos sugieren imágenes, sensaciones de uno y orto sentido, y el dibujo de Tudor Serbanescu sugiere palabras en una permanente metáfora evocadora. Cuando Alba Azucena Torres comienza «es ámbar tu mirada», nos habla de «besos salados», describe «tu piel oceánica, cobriza, salada», nos trae la música de Cat Stevens y desarrolla los alegóricos Naufragio o La neige negra, se introduce en nosotros a través de nuestros sentidos con música, colores, sabores y olores hasta la visualidad misma del poema.  
 
Uno de los mayores logros en este sentido está en uno de los poemas de George Roca que ya elogié en el pasado: «Me enamoré de tus labios, / bonitos, rojos, voluptuosos, / similares a un melocotón injertado con una cereza. / Cuando empecé a besarte tu boca / tenía sabor a fruta de la pasión. / Todo era tan activo y real / como si dos ángeles / hicieran el amor en mi lengua».  
 
Respecto del valor sinestésico y plástico de los versos, de entre las voces que encuentro por vez primera, está la voz —y la palabra— de Maggy Gómez y la visualidad sensorial que adquiere El sorbito de café o, sobre todo, el que se observa en Extraño, poema en cuyos versos la añoranza del contacto emocional es fundamentalmente un contacto físico por los cinco sentidos: «Me faltan tu mirada / el aroma de tu piel / el sonido de tu caminar (…) me falta el roce de tu piel / saboreando el néctar de tu pasión / saboreándote todo».  
 
En cuanto a la forma y la construcción, hay también variedad. Combinados veremos el verso libre y el medido y rimado, como en Blanca del Valle, tanto en versos largos, como en Torres Calderón, como en versos mínimos, por ejemplo los Estados de Elisei Virgil.  
 
La construcción completa que conforman palabras, imágenes y retórica, esto es, el poema, queda descrito como una identificación completa e incluso física entre creador y creación en los versos de Arias Manzo: «Tengo el privilegio de ser tu primer poema», porque, como asegura Domnița Neaga «adentro es cuando soy más yo, / sin plata, sin oro, sin tesoro... / solo un racimo de poemas / que ordeno en uno u otro lado», aunque haya una eterna pregunta amenazando al final de la creación en los versos de Dusica Nikolik Dann «Cuando acaben los poemas, / carne tierna de tus versos, / ¿qué quedará?». Efectivamente, en el volumen Poesía gráfica, sus poetas y pintor parecen haber escuchado a nuestro Bécquer, y saber que el problema no es que no haya poetas, sino que llegue a faltar la poesía.  
-----------------------------------------  
Héctor MARTINEZ SANZ  
Madrid, España  
14 Julio 2016  
Referinţă Bibliografică:
Héctor MARTINEZ SANZ - ELOGIO DE LA POESIA GRÁFICA / Héctor Martinez Sanz : Confluenţe Literare, ISSN 2359-7593, Ediţia nr. 2034, Anul VI, 26 iulie 2016, Bucureşti, România.

Drepturi de Autor: Copyright © 2016 Héctor Martinez Sanz : Toate Drepturile Rezervate.
Utilizarea integrală sau parţială a articolului publicat este permisă numai cu acordul autorului.

Abonare la articolele scrise de Héctor Martinez Sanz
Comentează pagina şi conţinutul ei:

Like-urile, distribuirile și comentariile tale pe Facebook, Google Plus, Linkedin, Pinterest și Disqus se consideră voturi contorizate prin care susții autorii îndrăgiți și promovezi creațiile valoroase din cuprinsul revistei. Îți mulțumim anticipat pentru această importantă contribuție la dezvoltarea publicației. Dacă doreşti să ne semnalezi anumite comentarii, te rugăm să ne trimiți pe adresa de e-mail confluente.ro@gmail.com sesizarea ta.
RECOMANDĂRI EDITORIALE

Publicaţia Confluenţe Literare se bazează pe contribuţia multor autori talentaţi din toate părţile lumii. Sistemul de publicare este prin intermediul conturilor de autor, emise ca urmare a unei evaluări în urma trimiterii unui profil de autor împreună cu mai multe materiale de referinţă sau primirii unei recomandări din partea unui autor existent. Este obligatorie prezentarea identității solicitantului, chiar și în cazul publicării sub pseudonim. Conturile inactive pe o durată mai mare de un an vor fi suspendate, dar vor putea fi din nou activate la cerere.

Responsabilitatea asupra conţinutului articolelor aparţine în întregime autorilor, punctele de vedere sau opiniile nefiind neapărat împărtăşite de către colectivul redacţional. Dacă sunt probleme de natură rasială, etnică sau similar, vă rugăm să ne semnalaţi imediat pentru remediere la adresa de corespondenţă mai jos menţionată. Articolele care vor fi contestate prin e-mail de către persoanele implicate prin subiectul lor vor fi retrase în timpul cel mai scurt de pe site.


E-mail: confluente.ro@gmail.com

Fondatori: Octavian Lupu şi George Roca

Consultaţi Catalogul autorilor pentru o listă completă a autorilor.
 
ABONARE LA EDIŢIA
ZILNICĂ


ABONARE LA EDIŢIA
SĂPTĂMÂNALĂ


 
 
CLASAMENT
DE POEZIE

CLASAMENT
SĂPTĂMÂNAL
DE POEZIE
 
VALIDARE DE PAGINĂ
 
Valid HTML 4.01 Transitional
 
CSS valid!